Una de las novedades que trae el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para el ejercicio 2015 es la exclusión de gravamen las ganancias patrimoniales realizadas contribuyentes mayores de 65 años.

Este beneficio fiscal tiene las siguientes condiciones:

1.- El importe de la transmisión se destine a constituir una renta vitalicia asegurada a su favor, en las condiciones que reglamentariamente se determinen.

2.- Plazo: hay 6 meses de plazo para constituir esa renta vitalicia.

3.- Importe máximo: hasta 240.000 euros.

4.- Tener más de 65 años.

5.- Las plusvalías obtenidas puede ser producto de ventas de cualquier tipo de activo (inmuebles, activos financieros, joyas, etc.).

Hasta el momento, ya se permitía la exención de las ganancias patrimoniales para mayores de 65 años en caso de venta de vivienda habitual. Ahora se extiende a todo el patrimonio (viviendas que no tienen la consideración de vivienda habitual, activos financieros, etc).

Asimismo, hay que tener en cuenta que lo que estaría fuera de gravamen es la ganancia patrimonial. Al percibir la renta vitalicia, una parte de la misma tendría la consideración de rendimiento de capital mobiliario.

Así, se aplicarían los siguientes porcentajes según la edad del contribuyente:

20%, cuando el perceptor tenga entre 66 y 69 años.

8%, cuando el perceptor tenga más de 70 años.