Según la consulta V1102-12, de 21 de mayo del 2012 emitida por la Dirección General de Tributos expone que el simple hecho que una persona física ejerza una profesión de manera intermitente en el tiempo, con indiferencia que sea a título gratuito u oneroso (con contraprestación) no supone que no tenga la consideración de empresario o profesional a efectos del Impuesto sobre el sobre el Valor Añadido (IVA) y, por tanto, de sujeto pasivo de dicho Impuesto.

En consecuencia de los anterior debería cumplir con todas las obligaciones que incumben a los sujetos pasivos del impuesto y que se encuentras reguladas en el artículo 164 de la Ley del Impuesto según el cual:

“Uno. Sin perjuicio de lo establecido en el Título anterior, los sujetos pasivos del impuesto estarán obligados, con los requisitos, límites y condiciones que se determinen reglamentariamente, a:
1.º Presentar declaraciones relativas al comienzo, modificación y cese de las actividades que determinen su sujeción al impuesto.
2.º Solicitar de la Administración el número de identificación fiscal y comunicarlo y acreditarlo en los supuestos que se establezcan.
3.º Expedir y entregar factura de todas sus operaciones, ajustada a lo que se determine reglamentariamente.
4.º Llevar la contabilidad y los registros que se establezcan, sin perjuicio de lo dispuesto en el Código de Comercio y demás normas contables.
5.º Presentar periódicamente o a requerimiento de la Administración, información relativa a sus operaciones económicas con terceras personas.
6.º Presentar las declaraciones-liquidaciones correspondientes e ingresar el importe del impuesto resultante.

Con respecto al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE):

La normativa reguladora del IAE, esto es Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, define el hecho imponible del Impuesto sobre Actividades Económicas, establece que el hecho imponible que se grava es “el mero ejercicio, en territorio nacional, de actividades empresariales, profesionales o artísticas, se ejerzan o no en local determinado y se hallen o no especificadas en las tarifas del impuesto”, cuando tales actividades supongan la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.