La obligación de auditar las Cuentas Anuales viene regulado en el artículo 263 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital. Este artículo establece que «Las cuentas anuales y, en su caso, el informe de gestión deberán ser revisados por auditor de cuentas»

Así, todas las sociedades tienen obligación de auditar sus Cuentas Anuales. No obstante, se exceptúa de esta obligación a las sociedades que puedan presentar balance abreviado.

¿Qué sociedades pueden presentar balance abreviado?

La respuesta la encontramos en el artículo 257 de esa mismo Real Decreto Legislativo.

«Podrán formular balance y estado de cambios en el patrimonio neto abreviados las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los 2.850.000 euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los 5.700.000 euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a 50.

Las sociedades perderán esta facultad si dejan de reunir, durante dos ejercicios consecutivos, 2 de las circunstancias detalladas.

Así, a modo de ejemplo, una sociedad que, en los ejercicios 2010 y 2011 haya tenido un volumen de ventas mayor de 6 millones de euros, y tenga unos activos de más de 3 millones de euros, en cada uno de esos ejercicios, tendrá que someterse a auditoría de cuentas en el ejercicio 2011, al no tener la facultad en ese ejercicio de formular el balance abreviado.

Con independencia de lo anterior, hay otras entidades sujetas a auditoria de cuentas, las empresas en las que concurra alguno de los siguientes supuestos.

En el próximo artículo hablaré de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas para la sociedad dominante de un grupo de sociedades.

Samuel Nevado

Tfno oficina: (+34) 822 201 404