La Zona Especial Canaria (en adelante, ZEC) es una zona de baja tributación situada en las islas Canarias. Su regulación normativa básica se encuentra en la Ley 19/1994, de 6 de julio, de modificación del Régimen Económico y Fiscal de Canarias y su desarrollo reglamentario en el Real Decreto 1758/2007, de 28 de diciembre.

La finalidad de la Zona Especial Canaria es potenciar el desarrollo económico y social del archipiélago.

¿Dónde se pueden establecer las empresas ZEC?

En el caso de empresas que se vayan a dedicar a actividades de servicios se pueden establecer en cualquier parte del territorio canario, sin limitación alguna.

En cambio, las empresas que dedican a la producción, transformación, manipulación y comercialización de mercancías, su establecimiento queda limitado a determinadas áreas específicas del territorio de las islas Canarias.

Requisitos

Los requisitos que deben cumplir las empresas para beneficiarse de los incentivos fiscales de la ZEC son mínimos. A continuación, se detallan los principales requisitos:

  • Ser una entidad de nueva creación con domicilio y sede de dirección efectiva en el ámbito geográfico de la ZEC.
  • Uno de los administradores debe tener su residencia en Canarias.
  • Inversión mínima: 100.000 € (para las islas de Tenerife y Gran Canaria) o de 50.000 € (Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera, El Hierro o La Palma).
  • Crear, al menos, 5 puestos de trabajo, si la sociedad se establece en Tenerife o en Gran Canaria) ó 3 puestos de trabajo (en el caso de establecerse en el Hierro, La Palma, La Gomera, Lanzarote o Fuerteventura) dentro de los 6 meses siguientes al momento de la autorización.
  • Constituir su objeto social la realización, en el ámbito de la ZEC, de una de las actividades permitidas.
  • Inscripción en el Registro Oficial de Entidades de la Zona Especial Canaria

Ventajas Fiscales

Los ventajas fiscales que disfrutan las entidades debidamente inscritas en la ZEC se centran el Impuesto sobre Sociedades, Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y en el Impuesto General Indirecto Canario (en adelante, IGIC).

Impuesto sobre Sociedades

Se aplica un tipo impositivo especial del 4% en el Impuesto sobre Sociedades, sobre los beneficios obtenidos.

Este tipo del 4% se aplica a un importe máximo de los los beneficios de la sociedad, atendiendo al número de puestos de trabajo creados y del tipo de actividad desarrollada.

A continuación, se adjunta tabla en que se puede apreciar que los importes máximos que se benefician del tipo del 4%, según número de empleados y actividad a desarrollar.

Creación neta de empleo Act Industriales Act de Servicios Otros Servicios
Entre 3 y 8
1.800.000 € 1.500.000 € 1.125.000 €
Más de 8 y hasta 12
2.400.000 € 2.000.000 € 1.500.000 €
Más de 12 y hasta 20

3.600.000 €

3.000.000 €

2.250.000 €

Más de 20 y hasta 50
9.200.000 € 8.000.000 € 6.000.000 €
Más de 50 y hasta 100
21.600.000 € 18.000.000 € 13.500.000 €
Más de 100
120.000.000 € 100.000.000 € 75.000.000 €

Las filiales de empresas debidamente adscritas a la ZEC puede acogerse a la Directiva Matriz-Filial de la Unión Europea. Así, los dividendos distribuidos por estas empresas a sus sociedades matrices residentes en otro país de la UE, quedan eximidas de retención en España.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPyAJD)

Se prevén exenciones para la adquisición de bienes y derechos para la realización de las actividad en la modalidad de Transmisiones Patrimoniales Onerosas, y así como en la modalidad de Actos Jurídicos Documentados, del ITPyAJD.

Asimismo, la escritura de constitución de la sociedad ZEC quedará exenta de la modalidad de Operaciones Societarias del ITPyAJD.

Impuesto General Indirecto Canario (IGIC)

Están exentas de IGIC  las importaciones de bienes realizadas por entidades ZEC y las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas entre ellas.

Conclusión

Como han podido apreciar, la principal ventaja fiscal es la baja tributación en el Impuesto sobre Sociedades de tan solo 4% frente al 30% que, con carácter general, soportan las sociedades españolas.

Asimismo, se puede destacar que, para disfrutar esta baja tributación, los requisitos de inversión y de creación de puestos de trabajo son mínimos, y por tanto, fácilmente alcanzables para una sociedad de reducida dimensión.

Si necesitan alguna aclaración sobre lo anterior, no duden en ponerse en contacto con nosotros a través de nuestro formulario.